Etiquetas

, , , ,

Canciones de juventud, Vol. I

Esta tarde he estado buceando por las canciones que tengo en mi biblioteca de iTunes (todavía tengo que pasar a mp3 el 70% de mi discoteca) y he decidido hacer una recopilación de canciones que, por algún motivo, marcaron algún momento de mi juventud (alguna puede ser de algunos años después). La selección no sigue ningún criterio de estilo, aunque he intentado ordenarlas de manera que su escucha fuera lo más lógica posible.

Grace Jones - Island LifeLa Vie En Rose en versión de Grace Jones es todo un acontecimiento. Es una nueva canción, con una sección rítmica excelente y con Grace en su mejor momento. Island Life (1985), el recopilatorio de Grace Jones que editó Island, es uno de mis discos de cabecera.

Soft Cell y Marc Almond tienen canciones como Tainted Love (en realidad es una versión de un tema de 1964) que fueron himnos para toda una generación, aunque yo me quedo con Say Hello, Wave Goodbye, el tema de 1984 que decía cosas como ésta: Take your hands off me / I don’t belong to you, you see / Take a look at my face / For the last time / I never knew you / You never knew me / Say hello goodbye / Say hello wave goodbye.

ABC - The Lexicon Of LoveABC hicieron un disco impecable en 1982, The Lexicon Of Love, y después sacaron unos cuantos más, pero nunca alcanzaron la brillantez del primero. De entre The Look Of Love, Poison Arrow y All Of My Heart, me quedo con la última.

Cyndi Lauper está absolutamente perdida (escuchad su último disco si no lo creéis), pero tuvo una época de gloria en los 80. De esa época es I Drove All Night, tema que originalmente se compuso para Roy Orbison.

10.000 Maniacs fue un grupo pop liderado por Natalie Merchant, que tuvo algunos éxitos como la sensacional Trouble Me, del disco Blind Man’s Zoo (1989).

De Lloyd Cole And The Commotions recuerdo especialmente tres canciones del disco Easy Pieces (1990): Rich, Lost Weekend y Forest Fire. Forest Fire es una de las canciones que me llevaría a una isla desierta.

Adam And The AntsAdam And The Ants se convirtió en un grupo de culto (hacían una mezcla de new wave y post-punk). Todavía tengo en casa el single de Stand & Deliver (1981), con un Adam Ant asaltando una diligencia a lo Dick Turpin pasado por los indios (su indumentaria -la imagen- era una parte muy importante del grupo).

De Aztec Camera y su líder, Roddy Frame tengo todos los discos. En la última época del grupo lograron un gran éxito con Good Morning Britain (1990), acompañados por Mick Jones.

The Pixies han sido (y son) una influencia para tanta gente y tantos grupos que poco más hay que decir de ellos. Escoger una sola canción es complicado, pero Debaser la descubrí en una época en la que significó mucho para mí.

The Who - Live At LeedsThe Who tienen un montón de canciones fantásticas, pero no es un grupo al que le haya dedicado mucha atención. Aún así, el disco Live At Leeds me parece uno de las mejores grabaciones en vivo que he escuchado nunca, y uno de los mejores ejemplos es I Can’t Explain.

Tanto Morrissey como The Smiths han significado mucho para mí. You’re The One For Me, Fatty, producida por Mick Ronson, la estuve escuchando día tras día en 1992 y cada dos por tres vuelvo a ella.

Neil Young - FreedomNeil Young es un genio con muchas caras y yo, sin duda, prefiero la eléctrica. Tengo en casa la cinta original de Freedom (1989), que incluía Rockin’ In The Free World.

De The Strangles me quedo con Always de Sun, otra de las canciones para el pack de la isla desierta.

Lou Reed resurgió de sus cenizas, después de unos años no muy brillantes, con el que para mí es su mejor disco, New York (1990). Todas las canciones de este homenaje a Nueva York son excelentes, pero Dirty Blvd. tiene algo especial.

Prince - Purple RainRecuerdo aquel sábado de 1984. Quería conseguir la cinta del nuevo álbum de Prince, Purple Rain, para poder escucharla en mi walkman por la tarde en el Aeroclub de La Coruña (allí pasé durante muchos años casi todas las tardes de los sábados). Recuerdo que mis primos, fervientes admiradores de José Luis Perales, me debieron de tachar de bicho raro desde aquel momento (espero que se hayn modernizado un poco). When Doves Cry es, aparte de una de las mejores canciones del álbum, otra de las que me llevaría a la isla.

A los Talking Heads los descubrí algo tarde, con el disco Little Creatures (1985). Desde entonces, es uno de mis grupos favoritos. Psycho Killer es simplemente genial (y la versión en vivo es casi mejor).

Ya he hablado antes de The Smiths y Morrissey. The Boy With The Thorn In His Side es un buen ejemplo de por qué me vuelvo loco con ellos.

New Order - Low LifeTambién en 1985 descubrí a New Order. Aún conservo el vinilo original de Low-Life (1985). Subculture es una maravilla. Otra para la isla.

The Stone Roses tuvieron su momento de gloria, aunque nunca hicieron nada como Made Of Stone. ¡Dios mío, qué canción!

Prefab Sprout hacían un pop exquisito. En A Life Of Surprises (1992) había pequeñas maravillas como Cars And Girls o el tema que dejo en esta reciopilación: The King Of Rock ‘n’ Roll.

The Style Council triunfaron en 1985 con temas como Walls Come Tumbling Down o Shout To The Top, dos canciones que te levantan el ánimo aunque no quieras. Paul Weller logró grandes canciones con The Jam, The Style Council y en solitario, pero esa época es especial para mí.

Cierra la recopilación un tema del Paul Simon africano, que en 1986 sorprendió al mundo con Graceland, un disco perfecto que copió mucha gente (hasta el propio Simon) y que ha sido inspiración de grupos como Vampire Weekend. En esta ocasión he selccionado Call Me Al.

Para descargar la recopilación y la carátula, haced clic en la imagen del disco.

Espero que os guste.

Canciones de juventud, Vol. I

Anuncios