Etiquetas

, , , , , ,

Después de haber visitado el Palace of Fine Arts, dimos un paseo por Crissy Field hasta llegar al Golden Gate Bridge. Parecía un día de fiesta porque había muchísima gente paseando a sus perros, corriendo, tomando el sol en la playa o yendo en bicicleta. Por el camino pudimos observar de todo: pelícanos y otras aves de lo más curiosas, una bañista hablando por el móvil junto a sus dos perros, unas bolas del mundo decoradas por artistas con distintos motivos (fundamentalmente relacionados con la ecología, la paz, …).

Y al final del camino, el Golden Gate Bridge.

El puente une la ciudad de San Francisco con el condado de Marin. Fue inaugurado en 1937 y en aquel momento era la estructura colgante de mayor longitud y altura del mundo (actualmente es el tercer puente de tramo único mayor del mundo). Tiene 2,7 km de longitud y un pilar central de 1.280 metros de altura.

Joseph Strauss está reconocido oficialmente como el autor del puente, aunque parece ser que su asistente, Charles Ellis, fue el que diseñó el vano.

Aunque se puede cruzar a pie, sólo dimos un pequeño paseo: todavía nos quedaban un montón de cosas por ver, como la Legión de Honor.

El museo de la Legión de Honor se centra en arte francés de finales del siglo XIX y principios del XX (Renoir, Monet, Degas, etc.). Tiene también 70 esculturas de Rodin (incluida la del pensador) y alberga la colección de artes gráficas de la Fundación Achenback.

En esta ocasión pudimos visitar la exposición temporal Women Impressionists (Berthe Morisot, Mary Cassatt, Eva Gonzalès y Marie Bracquemond) y obras de  Chihuly (un artista que trabaja el cristal).

Alma de Bretteville Spreckels se inspiró en el Palacio de la Legión de Honor de París para fundar este museo en la década de los 20, para promover el arte francés y conmemorar a los caídos durante la I Guerra Mundial. Fue diseñado por George Applegarth. Destaca especialmente la escultura del pensador (1904), original de Rodin, que se encuentra en el patio de Honor. También llama la atención la escultura de George Segal en memoria de las víctimas del Holocausto, que está situada fuera del recinto del museo.

Anuncios