Etiquetas

, , , , , , , , ,

NoviembreSantiago Ramos decía la semana pasada en una entrevista que le hacían en el ABCD (revista cultural del ABC) que el teatro de Mamet es un teatro desnudo en el que prevelace la esencia pura del mismo: el conflicto; y decía que Mamet lo logra gracias a unos diálogos perfectamente conseguidos. También comentaba que el teléfono es un elemento fundamental: “Si se necesita información, se descuelga el teléfono, y eso hace incluso que se produzca un nuevo planteamiento”.

Ayer, viendo Noviembre en el Teatro Bellas Artes, pude volver a disfrutar del teatro como hacía mucho tiempo (iba ilusionado porque todavía recuerdo aquel “El Búfalo Americano” de David Mamet en el Teatro Alfil con Santiago Ramos de protagonista, que me hizo enamorarme del teatro –aparte de aquellos inigualables años de la CNTC–).

Santiago RamosNoviembre trata de un presidente afrontando el año electoral, con todo en su contra debido a su incompetencia. Como dice el director José Pascual, la obra “es la expresión de un punto de vista jocoso sobre una situación de desgobierno cuyas consecuencias han afectado al mundo entero”.

La obra de Mamet es un engranaje perfecto, de un ritmo trepidante que no decae en ningún momento de la representación, en la que la pieza fundamental es el personaje de Santiago Ramos (el presidente de los EEUU), que está sencillamente fantástico.

Escena de NOVIEMBRE

En algún momento me acordé de Noises Off –ese vodevil perfecto de Michael Frayn, que en cine lo dirigió Peter Bogdanovich y en teatro lo vi dirigido, creo recordar, por Ricard Reguant– por la utilización del teléfono para obtener información y, también, cambiar el planteamiento de la situación que está teniendo lugar. Pero en la obra de Mamet se consigue el ritmo de aquel vodevil con sólo tres actores (cinco cuando están todos en escena) y sin puertas que se abren y se cierran (sólo hay una: la que da a la antesala del Despacho Oval).

Actores de NOVIEMBREComo ya he comentado, Santiago Ramos está excepcional, y Ana Labordeta y Jesús Alcaide bordan también sus papeles (juraría que Ana estaba resfriada de verdad y Jesús Alcaide está impagable como representante de la Asociación Nacional del Pavo y de los Derivados del Pavo). Rodrigo Poisón casi no tiene tiempo de demostrar nada (un papel que dura muy pocos minutos al final de la obra), pero cumple muy bien su cometido, y Cipriano Lodosa está, desde mi punto de vista, algo sobreactuado, poco natural (es quizá el único “pero” que le pondría a la obra).

NOVIEMBRE se representa en el Teatro Bellas Artes hasta el 29 de marzo, así que no sé que hacéis ahí sentados leyendo esto: id a la taquilla o comprad por internet entradas para la obra, que es un pecado perdérsela 🙂

P.D.: Yo compré en Atrápalo entradas de patio de butaca al 50%

P.D.2: Esta noche voy al Teatro Lara a ver Días de Vino y Rosas, dirigida por Tamzin Townsed e interpretada por Carmelo Gómez y Silvia Abascal.

Anuncios