Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Volví a casa con el corazón ligero

Abdelá Taia

Retratos de WillAunque estas últimas semanas ando enfrascado en temas fotográficos y le dedico las horas que puedo a hacer fotos y a leer libros de fotografía (Cómo leer la fotografía, de Ian Jeffrey, es buenísimo), encuentro también huecos para alguna novela y libros de poesía. En esta ocasión os quiero hablar de dos novelas y un poemario.

En el viaje que hicimos en 2008 a San Francisco, en la librería City Lights, me compré Picturing Will, una novela de Ann Beattie, de la que anteriormente había leído Postales de invierno. Ahora, Libros del Asteroide publica la traducción de este libro, Retratos de Will, y he decidido leerlo de nuevo, porque me encantó y por la curiosidad de ver qué me perdí con mi pobre inglés. La novela habla de la complejidad de la familia actual, en esta época en la que las relaciones son menos estables y están menos definidas. Habla de sexo, del miedo al compromiso, de los miedos infantiles y de fotografía (la protagonista es una fotógrafo). En el Rockdelux de diciembre podéis leer una interesante entrevista a Ann Beattie (gracias por decírmelo, Fer).

Carlos Marzal - Metales PesadosEn cuanto a poesía, después de haberlo intentado (lo dejo para mejor ocasión) con lo último editado en España de John Ashbery, Un país mundano, he vuelto a Metales pesados, de Carlos Marzal. Marzal, poeta valenciano nacido en 1961 y con grandes premios ya a sus espaldas, consigue en esta colección de poemas dividida en cuatro partes (El entusiasmo de la decepción, La mirada conforme, La estatua interior y La voz del extravío) quizá su mejor trabajo (fue en 2002 Premio de la Crítica y Premio Nacional de Literatura).

Por último, estoy leyendo una novela de otro de los descubrimientos que he hecho gracias a Félix Romeo en su columna del ABCD: Mi Marruecos, de Abdelá Taia, es un delicioso relato de la infancia y juventud de Abdelá en su Marruecos, de las tradiciones populares y de cómo se fue formando como escritor (está editado por Cabaret Voltaire). Taia sugiere más que cuenta, especialmente en lo referente a temas delicados (ser homosexual no es fácil en Marruecos –vive actualmente en Francia–). Las historias que cuentan se disfrutan de una manera especial por lo bien que están contadas y por el cariño que le pone a todo, incluso a los malos momentos.

Abdelá Taia – Mi Marruecos

P.D.: Os dejo dos recomendaciones que me han echo un par de amigos: id a ver Bothanica, un espectáculo de Momix en los Teatros del Canal, y ved este corto, The Butterfly Circus, sobre la superación personal, en DoorPost FilmProject.

Anuncios