Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Museos Vaticanos

Museos Vaticanos (detalle)

Esculturas

Museos Vaticanos (esculturas)

El segundo día en Roma lo comenzamos visitando los Museos Vaticanos. La primera recomendación (y fundamental) es comprar las entradas por Internet, ya que las colas son interminables.

A los Museos Vaticanos hay que dedicarles bastante tiempo, ya que es impresionante todo lo que se puede ver (Capilla Sixtina incluida).

Museos Vaticanos Museos Vaticanos

Detalles de tapices y pinturas

Transfiguración Bernini

Transfiguración (de Rafael) y detalle de una escultura de Bernini.

Escaleras de Giuseppe Momo

Las escaleras de Giuseppe Momo, salida de los Museos Vaticanos.

Plaza de San Pedro

Plaza de San Pedro

La siguiente visita obligada era la Plaza de San Pedro y la Basílica. La plaza es impresionante y la Basílica de San Pedro le quita a uno la respiración. Es posible también subir a la cúpula, pero, a no ser que se tenga especial interés por una panorámica de la plaza y alrededores, no merece la pena sufrir más de una hora de cola y la subida de unas escaleras tortuosas (pagando el ascensor sólo te libras de unas cuantas) para un par de instantáneas.

Vista desde la Cúpula

Vista desde la cúpula de San Pedro

Basílica de San Pedro Piedad

Vista general de la Basílica y La Piedad de Miguel Ángel.

En la Basílica está La Piedad de Miguel Ángel, que es otra de las joyas del Vaticano.

Basílica Altar de la Basílica

Altar y detalle de la Basílica de San Pedro.

Cúpula Castillo de San Ángel

Cúpula de San Pedro (interior) y Castillo de San Ángel (detalle).

Museo dell'Ara Pacis

Museo dell'Ara Pacis

Después de la visita al Vaticano, nos fuimos a comer al centro. Pasamos junto al Castillo de San Ángel y el polémico Museo dell’Ara Pacis (de Meier).

Y, tras un largo paseo, terminamos en la Piazza de San Lorenzo in Lucina, tomando unos bocadillos de porchetta muy ricos.

.

Muro Torto Jardines de la Villa Borguese

Muro Torto y jardines de la Villa Borguese.

La tarde se la íbamos a dedicar a la Galería Borguese, una de las más impresionantes colecciones de arte (del cardenal Scipione) que hay en Roma. Este es otro sitio donde es imprescindible reservar (obligan a ello, aunque se tenga la Roma PASS), pero las esculturas y pinturas de la colección merecen la pena. También dimos un paseo por el precioso parque en el que se encuentra la Galería, bordeado por el Muro Torto.

Galería Borguese

Galería Borguese.

Edificio junto a la Galería BorgueseY después de la paliza cultural que llevábamos encima, decidimos ir a descansar al hostal, antes de volver al centro a cenar.

Fuimos a cenar a una enoteca llamada Cul de Sac, en la Piazza di Pasquino, 73, en la que, aparte de tener una carta de vinos espectacular, se comen platos italianos tradicionales (pero no pizza ni pasta).

Disfrutamos de trippa y de otros platos típicos en la terraza del local y después dimos un paseo por los alrededores.

Piazza Navona

Medianoche en la Piazza Navona

Aproveché para probar el trípode Feisol que me acababa de comprar e hice una foto nocturna en la preciosa Piazza Navona, antes de regresar al hostal a descansar (nos esperaba un viernes agotador, que empezaría con una magnífica exposición de Caravaggio en la Scuderia del Quirinale).

Continuará …/…

Escultura. Museos Vaticanos

Una de las esculturas de los Museos Vaticanos que más me ha gustado.