Etiquetas

, , , , , , , ,

Templo E

Templo E (detalle). Zona arqueológica de Selinunte.

Vista de Selinunte

Zona arqueológica de Selinunte

El martes, después de pasar por el aeropuerto a cambiar el coche en Hertz (el aire acondicionado no funcionaba), nos pusimos rumbo a Selinunte, un enclave arqueológico cercano al mar (a 71 km de Trapani, hacia el sur), de los más importantes del Mediterráneo y el más extenso de la civilización griega.

Las dos zonas más interesantes son la de los templos orientales y la Acrópolis, que se desarrolla en una explanada en pendiente sobre el mar y donde se pueden ver vestigios de varios templos.

Templo E Templo E

Templo E Templos de Selinunte

Templos orientales del parque arqueológico de Selinunte.

La Acrópolis

La Acrópolis. Selinunte

Aunque me gustó mucho, tengo que reconocer que no se puede ir en julio o agosto sin gorra ni cantimplora: casi nos deshidratamos. La experiencia fue tan mala que decidimos no ir a Agrigento (me habían recomendado ver el Valle de los Templos) y aprovechar el resto del día en una playa espectacular.

Comimos en un restaurante cercano a Selinunte y nos pusimos rumbo a la Scala dei Turchi.

Scala dei Turchi

Vista de la impresionante Scala dei Turchi.

La Scala dei Turchi –está al lado de Realmonte, a 10 km de Agrigento– es una preciosa playa cuya característica principal es un fantástico acantilado blanco que, al atardecer, se tiñe de rosa. Arena tiene poca y el acceso a algunas calas es complicado, pero el entorno es tan espectacular que merece la pena ir sólo a verlo (aunque nosotros nos dimos un buen baño).

Scala dei Turchi Scala dei Turchi

Vistas de la Scala dei Turchi.

Piazza Armerina

Iglesia. Piazza Armerina

Después de la jornada playera, y mucho más relajados que por la mañana, nos dirigimos hacia Piazza Armerina, un pequeño pueblecito que queda muy cerca de la Villa Romana de Casale, nuestra primera visita planeada para el miércoles. Nos alojamos en el Ostello del Borgo, un antiguo monasterio reconvertido en albergue, muy básico y muy barato, pero con algún inconveniente: la ducha salía directamente de la pared al suelo del baño y un sumidero en el centro recogía el agua; y lo peor era una alfombrilla que debía de tener la mayor colección posible de organismos vivos –o muertos–, por la pinta que tenía.

Piazza Armerina. Duomo Ayuntamiento. Piazza Armerina

Vistas nocturnas de la Catedral, el Ayuntamiento y la iglesia de San Rocco, en Piazza Armerina.

Piazza Armerina

Vista general de Piazza Armerina, con el Duomo presidiendo el pueblo.

Cenamos, bastante bien (una especie de croquetas rellenas de mozzarella y otros productos típicos, y una pizza, acompañado todo por dos cervezas de 66 cl), en el Ristorante del Teatro, que está frente al Teatro Garibaldi. Después de cenar, dimos una vuelta por el pueblo y pasamos por la Catedral, el Ayuntamiento, la iglesia de San Rocco, etc.

El miércoles se presentaba muy interesante: Enna, Catania y, sobre todo, Siracusa. Pero eso ya es historia para la tercera parte.

Scala dei Turchi

Vista de la impresionante Scala dei Turchi.

Anuncios